El oro en zona de soporte

El oro pasa por un momento delicado. Hasta hace pocas semanas se daba por un hecho un nuevo periodo inflacionario en Estados Unidos que provocaría una pérdida de valor en el dólar y, en consecuencia, una revalorización en el valor refugio por excelencia: el oro. Sin embargo, a corto plazo parece estar pasando todo lo contrario. El eur-usd todavía sigue lejos de los 1.20$ (resistencia de corto plazo) y el oro tontea con su media móvil de 200 sesiones.

Los 1.720 (media de 200) y los 1.680 dólares correspondientes a su principales soportes de medio plazo (triple mínimo mensual) son las referencias a vigilar. La perforación de la segunda dejaría al oro muy tocado, potencial escenario correctivo que todavóa contaria con una última referencia de apoyo sobre los 1.620 dólares zonales (segundo retroceso de Fibonacci correspondiente al impulso 1.170-2.070 dólares). La pérdida de esta última referencia dejaría al activo refugio por excelencia en fase de caída libre relativa, contexto negativo que podría introducir mayor volatilidad e inestabilidad.

Por arriba, el soporte (ahora resistencia) de los 1.760-1.765 dólares es la referencia a reconquistar. Sin embargo, cabe destacar que la amenaza correctiva no desaparecerá mientras el oro no sea capaz de superar el último gran máximo relativo dejado entorno los 1.830 dólares zonales. Un cierre diario por encima de dicha cota, confirmaría una primera señal de vuelta técnica, acontecimiento que podría actuar de catalizador alcista e impulsarle de nuevo rumbo a la parte superior de su canal bajista de medio plazo, es decir, los 1.880 dólares zonales.